Carlos Latre. 15 años no es nada
7Nota Final

Carlos Latre lleva 15 años de carrera. Y no hay mejor manera de celebrarlo que entregándole a su público lo mejor que sabe hacer, en un one-man-show sin interrupciones. Actuación, canto, baile y, por encima de todo, imitaciones, conforman 15 Años No Es Nada; un espectáculo que no es un simple monólogo, sino un mosaico de más de cien personajes interpretados por un mismo humorista: el inimitable Carlos Latre.

15 años después de empezar su andadura por el mundo del humor, Carlos Latre sigue fascinando tanto a mayores como a jóvenes. Las imitaciones siempre han sido algo que ha despertado el interés de cualquier tipo de público. Una buena imitación paródica de una figura conocida desata la risa, sea cual sea el contexto, y sea quien sea el espectador, y, sobre todo, si el imitador es Latre.

Nada más empezar el show, Carlos Latre aparece cantando y haciendo una entrada triunfal llena de egocentrismo, pero con un encanto y de una forma tan entrañable, que hace que el público lo compre con la boca abierta y unos aplausos automáticos. Su sorprendente y melódica voz hace que esté del todo justificado su cantar, sin que nos moleste ni por un momento que cualquiera de los hilarantes personajes interpretados entone una canción o se ponga a bailar, ya que sus movimientos corporales dan un ritmo y un juego perfectos para el espectáculo.

El mismo Latre fue quien tuvo la idea, quien escribió el guión y quien ha dirigido. Y aunque como showman nadie le puede recriminar nada, como guionista deja un poco que desear. Con un arranque perfecto y unas primeras imitaciones llevadas con mucha gracia, Carlos Latre decide después meterse en el terreno político. El problema con esta parte reside principalmente en el tiempo (mal) gastado por el humorista, intentando llevar a cabo un gag de larga duración que no lleva a ninguna parte, sin mojarse y tratando de complacer a todo el mundo. Así pues, no se da cuenta de que lo que quieren los espectadores no es que Latre explique la realidad, sino que muestre otra en la que todos sus personajes se juntan para vivir situaciones disparatadas.

Carlos Latre. 15 años no es nada. Club Capitol

Tras salir de este jardín artificial y hacer un repaso a una pequeña parte de su repertorio televisivo, llega el momento más esperado. Y se acaba. En aproximadamente quince minutos, Latre se funde alrededor de 50 personajes, los mejores de su carrera, dedicándoles tan solo una frase a cada uno, y dejando al público con ganas de más. Mucho más. El humorista falla, pues, en el momento de mostrar el respeto que se merecen a sus personajes más queridos, y precisamente los mejor imitados. Aunque, eso sí, son los mejores quince minutos del espectáculo, con carcajada tras carcajada sin poder parar de reír.

En general, 15 Años No Es Nada es un buen espectáculo, pero que te da muchas expectativas y te prepara para algo que nunca llega, preguntándose uno tras el discurso final: “Ah, ¿ya está?”. Eso sí, sea el gag que sea, te ríes en algún momento, y al menos sabe compensar de algún modo el vació final con unos últimos gags musicales que están bastante a la altura de lo que es Latre. De todos modos, por lo bueno y por lo malo, servidor desea ver 15 años no es nada 2.


Es pot veure a: Club Capitol
Text: Carlos Latre
Intèrprets: Carlos Latre

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X