Si el sentir general en Cannes fuera indicativo de qué es lo que puede decidir el jurado este sábado, parece que los Dardenne se llevarían su tercera Palma de Oro. ‘Deux jours, une nuite’ ha conseguido la mayor ovación escuchada en esta edición en el Gran Teatro Lumière.

Aunque yo me sienta un poco bicho raro porque soy de los pocos a los que no nos ha convencido la película de los Dardenne. Los dos días y una noche del título hacen referencia al tiempo que tiene Sandra (Marion Cotillard) para convencer a sus compañeros de trabajo para que acepten una rebaja de sus bonus salariales a cambio de volver a aceptarla en el trabajo tras una baja por depresión.

Marion Cotillard petonejada pels germans Dardenne

Una premisa difícil de creer ya que cuesta imaginar a un pequeño empresario dejando tal decisión en manos de sus trabajadores. Y más difícil asumir que los trabajadores vayan a aceptar esas reglas. La película sigue a Sandra a lo largo de ese fin de semana en su periplo de compañero en compañero con el apoyo de su marido para intentar convencerles de que voten por ella en un repetitivo recorrido por un rosario de pequeñas crisis y pequeños proyectos puestos en cuestión por esta decisión demasiado naïf y con sobredosis de buenismo.

El cine de Hollywood ha identificado muy a menudo el éxito deportivo con la consecución del sueño americano. Pero ‘Foxcatcher’, basada en hechos reales deja bien a las claras que no tiene por qué ser así. Bennett Miller se pasa del béisbol de ‘Moneyball’ a la lucha olímpica en ‘Foxcatcher’, con una mirada reveladora y descreída de la trastienda del deporte de élite. Desde su punto de partida.

L'equip de "Foxcatcher" a la catifa vermella

Su protagonista es Mark Schultz (Channing Tatum), quien a pesar de ser el campeón olímpico vigente, debe preparar los juegos de 1988 mientras se gana la vida dando charlas en institutos a cambio de unos pocos dólares. Todo parece arreglarse cuando un millonario, John Dupont (Steve Carell en un papel que es carne de campaña pro-Oscar), excéntrico y patriota lo recluta para que prepare tranquilamente las competiciones e incluso consigue convencer a su hermano, Dave (Mark Ruffalo, tan bien como siempre), asimismo campeón olímpico, para que colabore en el centro alto rendimiento que ha montado en los terrenos de su mansión. Pero como es de esperar no es oro todo lo que reluce.

Mientras los atletas van superando todas las etapas que les llevarán a la cita olímpica, ‘Foxcatcher’ va revelando paulatinamente su trasfondo sucio lastrado por un tono demasiado grave y solemne desde su primer fotograma, lo que acaba restando impacto al clímax de la película.

L'equip de "Still water"

La ya experta en la competición de Cannes, la japonesa Naomi Kawase ha presentado ‘Still of Water’. Ganadora de la Cámara de Oro en 1997 por ‘Suzaku’ y Gran Premio del Jurado por ‘El bosque del luto’, la película se ha situado ya en la mayoría de las quinielas como una de las favoritas para figurar en el palmarés final. Una historia de amor adolescente marcada por la muerte. Hermosa y delicada, poética al principio, narrativa en su continuación, íntima y sugerente, romántica y humana sin caer nunca en lo cursi. Y como casi siempre los temas favoritos de la directora: la lucha y la armonía entre el hombre y la naturaleza (esta vez el mar y el viento), el entendimiento entre jóvenes y ancianos y el enfrentamiento entre la muerte y el amor y el sexo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies