Como gustéis
7Nota Final

Si os place, si os nace, enamoraos. Sufrid, llorad y replicad por amor. Luchad y jugad tanto como gustéis. Y si después os cansáis, abandonad la conquista en cuanto queráis.

La nueva apuesta del Centro Dramático Nacional se decanta por presentar otro Shakespeare. Ni que se celebraran los 450 años del nacimiento del dramaturgo…

Esta vez, tendremos ante nosotros una comedia que algunos ya juzgaron en su momento de anecdótica por tener el mero objetivo de satisfacer a la audiencia. Su título lo referencia claramente: Como gustéis. Si ese era el verdadero objetivo de nuestro amigo isabelino, el director de esta propuesta escénica, Marco Carniti, lo ha ignorado un poco imponiendo lo que él llama “un viaje coral en un espacio musical y sonoro metafórico”. Esta premisa no es precisamente comercial como para alentar a un gran público.

El mundo que quiere crear Carniti lo construye un reparto de diecisiete actores. Una se preguntaba: ¿Para qué sé precisan tantos actores y no realizan doblete? (La mala costumbre a la precariedad española ya parece regir en nuestras vidas.) Pero lo cierto es que este numeroso elenco se agradece en escenas corales por la gran emotividad que transmiten. A estos profesionales se les debe sumar un equipo artístico encargado de construir la elaborada puesta en escena. Y, ¡qué puesta en escena, señores! Este proyecto teatral gana puntos solamente por la belleza que presenta en su escenografía. El empleo de la luz y de los colores proporciona una atmósfera, alejada del realismo, que concibe un lugar onírico todavía inexplorado por el ser humano. Se trata del lugar del amor.

La escenógrafa Elisa Sanz dibuja tres espacios en los que destaca el bosque de Arden, por ser el lugar que permanece más tiempo en la representación. Este espacio aporta una lectura metafórica puesto que es el sitio idílico en contraposición de la vida en la corte. En este paisaje natural, los personajes podrán ser libres y sacar lo mejor de ellos mismos. Existe también la lectura de que el ser humano vuelve a la naturaleza para eximirse de sus responsabilidades sociales y vivir sus pasiones. Algunos personajes se refugian aquí, hacen de este lugar su nueva casa o, simplemente, transitan por él y juegan.

Fuere como fuere, merece la pena ser testigos de esta composición escénica en la que se podrían sacar fotogramas llenos de belleza de cualquier momento escénico. Destacaría las situaciones corales en las que cada gesto se transforma en un ritual evocativo.

Como gustéis Teatro Valle-Inclán

Centrándonos en las propuestas de dirección, he de decir que no consigo entender la insistencia en que todos sus actores canten en escena. La mayoría se defienden bastante bien aunque hay alguno que canta pero más bien como una almeja. Aunque el director no quiera conseguir esto, da la sensación de estar frente a uno de los musicales de la Gran Vía madrileña (aquí sí que obedecería al supuesto objetivo shakesperiano de complacer al público). Desde mi punto de vista, no es necesaria toda esta parte musical pero es posible que no haya llegado a comprender el mensaje del director. Aun así, no se puede hablar de la interpretación musical sin nombrar a la impresionante Verónica Ronda que despierta todos los sentidos con su voz y presencia.

El numeroso equipo contratado por el CDN nos hace viajar cuestionándonos asuntos filosóficos con la excusa del amor. El amor casi está puesto en la obra como una obligación. El amor tiene que aparecer porque sí. El ser humano no podría vivir sin él y, a consecuencia de éste, luchar, jugar, sufrir, llorar… El amor tiene que pasar sí o sí. Está concebido como un Deus ex máchina, casi un elemento caprichoso que se puede usar como gustéis.


Es pot veure a: Teatro Valle-Inclán
Text: Marco Carniti
Intèrprets: Beatriz Argüello, Carmen Barrantes, Alberto Castrillo-Ferrer, Maria Victoria Di Pace, Roberto Enríquez, Alberto Frías, Pedro G. de las Heras, Karina Garantivá, Iván Hermes, Carlos Jiménez Alfaro, Pedro Miguel Martínez, Manu Mencía Calvo, Sergio Reques, Verónica Ronda, Mitxel Santamarina, Edu Soto, Víctor Ullate Roche.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies