El triángulo azul
2Nota Final

Hay sólo una forma de nacer pero muchas de morir. En el campo de exterminio de Mathausen se podía llegar a incontables formas de perder la vida: de hambre, decapitado, desmembrado, gaseado, fusilado…Tal y como se reclama en la obra: “Los alemanes son tan originales que celebran los cumpleaños matando”. Acerca de esta atrocidad real se desarrolla El triángulo azul, una obra documental que narra los horrorosos hechos que pasaron muchos españoles en el campo de exterminio de Mathausen alrededor de los años 40.

El espectador será testigo de la tortura física y mental que sufren estos prisioneros españoles a partir de un largo monólogo, emitido por un personaje-narrador que trabajó en las SS, intercalado con actuaciones musicales que frivolizan el horror sufrido por los protagonistas.
Durante la primera hora se presentan una gran cantidad de personajes que siempre acaban expresando su malestar por ser prisioneros. Este hecho es una característica obvia dentro del ambiente en el que nos situamos pero resulta bastante cansado que la trama no avance (o no empiece) hasta casi una hora más tarde. La única información que nos dan es la mala situación en la que viven y, más adelante, cómo intentan hacer que el mundo se entere de los crímenes que se están cometiendo y los socorran.

Aquí acabaría la crítica del nuevo texto de Laila Ripoll y Mariano Llorente (que también actúa) pero por no dejar una reseña muy escueta, me limitaré a plantear: ¿Qué sentido tiene este texto ahora? ¿Qué nos quiere decir?

En un momento determinado, un personaje sueña despierto y dice “Cuando todo esto acabe, España será un estado democrático” y, con todos mis respetos, la que escribe estas líneas se puso a reír. Y esto lo explico porque creo que si se hubiese concebido este espectáculo como una crítica a lo que pasó, equiparándolo a la actual despreocupación política por el bienestar del pueblo español, podría haber aportado una lectura mucho más interesante que, simplemente, explicar cómo los españoles consiguieron hacer visible lo que estaba pasando en Mathausen. ¿Es esto lo que nos quieren decir los autores? ¿Que los españoles realizaron un acto de valentía que salvó a mucho europeos? ¿Realmente, los dramaturgos de esta obra quieren que el público esté orgulloso de ser español recordando la utilidad que tuvieron para gran parte de Europa? Y llegando un poco más lejos, ¿por qué un teatro nacional como el Centro Dramático Nacional pone en cartel una obra con mensajes como estos? Dejo abierta la reflexión.

El triángulo azul Teatro Valle Inclán

Aun así, las interacciones musicales cómicas son muy dinámicas y tienen como fin banalizar la muerte. Creo que es una buena elección porque es lo que puede llegar a sentir el público por ignorar o resultarle un hecho demasiado lejano que no se puede arreglar de ninguna forma. Este punto humorístico ayuda a acentuar el drama, aunque no le haga mucha falta…

Por otro lado, también se tiene que tener en cuenta el buen trabajo actoral que se presenta. En concreto, Marcos León parte de una verdad que llega a emocionar en momentos como los de la carta que le escribe a su mujer y que la dice a público.

En definitiva, si queréis ir a ver teatro documental con puntos patrióticos y tenéis mucha paciencia, esta es vuestra obra.


Es pot veure a: Teatro Valle Inclán
Text: Laila Ripoll i Mariano Llorente
Intèrprets: Manuel Agredano, Elisabet Altube, Marcos León, Mariano Llorente, Paco Obregón, José Luis Patiño, Jorge Varandela.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies