El gran hotel Budapest
9Nota Final

Wes Anderson se había ganado cierta fama de extravagante con una filmografía (“Los Tenenbaums”, “Life Aquatic”, “Viaje a Daarjeling” o incluso “Fantástico Sr. Fox”) que proponía una forma estética y un sentido del humor con el que no todo el mundo comulgaba. En 2012 llegó al maravillosa “Moonrise Kingdom” y las alabanzas fueron mucho más unánimes. Y ahora, Anderson nos abre las puertas del Gran Hotel Budapest y nosotros nos adentramos en él con una maleta llena de expectación.

En “El gran hotel Budapest”, Anderson nos cuenta la historia de Gustav H., el legendario conserje de un prestigioso hotel europeo en el periodo de entreguerras. A su lado comienza a hacer carrera Mustafa Zero, un voluntarioso joven inmigrante que se convertirá, no solo en su chico de los encargos, sino también en su amigo y compañero de aventuras. Los dos se verán envueltos en la investigación de un asesinato, el robo y recuperación de un valioso cuadro del Renacimiento, el ascenso del fascismo i el nacimiento de un amor.

Con esta premisa, el realizador construye un meta relato, brillante en apariencia sin dejar de lado la oscuridad, alocado en la puesta en escena pero también profundo en el trasfondo del momento en el que ubica la historia.

"El gran hotel Budapest" de Wes Anderson

Wes Anderson es de Texas, pero bien podría ser suizo, porque cada uno de los planos de su película funciona como una perfecta pieza de relojería donde todo encaja para transmitir emociones: desde el cálculo del espacio, la coreografía de los personajes que intervienen, la relación con lo que se deja fuera del plano, la colorida disposición de los elementos de dentro, la música,… Cada momento es un engranaje diseñado con detalle donde nada sobra ni falta.

También podría ser japonés porque demuestra entender a la perfección que el trabajo en equipo consiste en saber sincronizar la aportación de cada persona que forma parte del grupo. Aquí coge un reparto de los que solo verlos en el cartel del film ya hacen babear – Jude Law, Tilda Swinton, Bil Murray, Edward Norton, Adrien Brody, Willem Dafoe, Saoirse Ronan, Mathieu Amalric, F. Murray Abraham, Jeff Glodblum, Harvey Keitel, Léa Seydoux, Tom Wilkinson,… – y les da a cada uno momentos y diálogos para lucir en una historia de conjunto, donde cada uno hace su aportación clave. Por delante de ellos coloca a la pareja formada por Ralph Fiennes y el más inexperto Tony Revolori, y consigue que tanto por sus caracteres por separado como por su química juntos, se conviertan en el motor de la trama. Y encima aún añade las divertidas y emotivas de Alexandre Desplat al frente de una orquesta de balalaikas y la colorista fotografía de Robert D. Yeoman para redondear el resultado.

Tony Revolori i Saoirse Ronan a "El gran hotel Budapest"

Anderson incluso podría ser belga porque este “El gran hotel Budapest” acaba resultando una aventura alocada que a ratos tiene mucho de cómic europeo y nos puede llegar a recordar escenas propias de Tintín. Y en todo el metraje hace gala de un sentido del humor, extraño, inclasificable y surrealista por el que resulta divertido dejarse arrastrar sin más.

O incluso alemán, porque su uso de la metanarrativa podría beber de las definiciones de Hegel sobre la capacidad de crear una historia más allá de una historia, de abarcar en su interior pequeños relatos incluidos en esquemas transcendentes. Un interior que estructurado como una especie de casa de muñecas con diferentes niveles temporales y lleno de funiculares, plantas de hotel, montañas nevadas, cárceles o calles de pueblo, crea el universo dentro del cual la propia historia adquiere sentido. Y en ella nos habla de aventuras, robos, asesinatos y herencias. Pero también del funesto ascenso del nazismo y de la progresiva disolución de un mundo de clase, valores y color ante la futura llegada de una segunda guerra mundial.

Y con todas estas ascendencias e influencias, entre muchas otras, a Anderson le ha salido un film prácticamente redondo, un gran hotel en el que apetece mucho quedarse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies