"Brothers and Sisters of the Eternal Son" de Damien Jurado
8Nota Final

“Brothers and Sisters of the Eternal Son” es el onceavo disco del cantautor de Seattle Damien Jurado, que pese a su dilatada carrera no deja de sorprendernos. Sobretodo desde que se alió con el productor Richard Swift y su obra se adentró en un camino mucho más inclinado que le ha llevado a cotas tan altas, casi celestiales, como las conseguidas con ésta, la tercera colaboración con Swift desde 2010 en “St.Bartllet”.

Su nuevo disco viene a ser una continuación de su anterior “Maraqopa” (2012), e incluso incluye un tema llamado “Return to Maraqopa” para remarcarlo.  Y si en aquel disco, este gran contador de historias que es Jurado, narraba la historia de un hombre que sobrevive a un accidente de trafico y termina llegando a una comunidad que aguarda la llegada de un mesías, en  “Brothers and Sisters of the Eternal Son” retoma el mismo personaje pero para seguirle en un viaje mucho más abstracto. Un viaje espiritual desde y hacia lo desconocido que tiene mucho de introspectivo.

Es sabido que Jurado es un fiel creyente de la religión Cristiana, y sus canciones beben mucho de sus sueños, visiones y/o alucinaciones. Pero su misticismo nos lleva más allá, a un imaginario misterioso casi de ciencia ficción en el que nos habla de barcos en el cielo, penas zodiacales, Venus o carreteras de Jericó.

Imatge promocional de Damien Jurado.

Pero más que sus letras es la suave psicodelia, combinada con el folk de sus orígenes, y esos arreglos orquestales, llenos de capas, ecos y sonidos fantasmales “made in Richard Swift”, los que consiguen que nos unamos al viaje del protagonista. Canciones que pese a todo conservan el intimismo del Jurado de los noventa, latente sobre todo en temas como “Silver Katherine” o “Silver Joy”, con esos arreglos sencillos de guitarra creados en estado de relajación y que inducen a la calma.

Su tema más movido, incluido en la banda sonora de “La vida secreta de Walter Mitty”, es “Silver Timothy”, una interesante fusión folk con ritmos bossa-nova. Aunque también hay espacio para experimentar con el funk, en “Silver Donna”, o agradables fusiones aún más curiosas como la que encontramos en el último corte del disco, “Suns In Our Mind”, que parece una canción pop británica de los 60 pero cantada por los Beach Boys. En medio de los dos extremos encontramos también algunos los mejores temas del disco, como “Magic Number” o “Silver Malcom” que crecen poco y a poco, y mucho con cada escucha. Crecen como aún lo sigue haciendo Jurado, que a menudo parece un hombre nuevo. Os animo a “conocerlos”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies