“BEYONCÉ” de Beyoncé
8Nota Final

Para muchos, “4”, el cuarto trabajo en solitario de Beyoncé, fue un punto y aparte en la carrera de la cantante de Texas. Una Beyoncé más madura, ajena a las corrientes fugaces que enturbian el espíritu en la búsqueda del Hit fácil y resultón, centrada en sentir la música, buceando en los estilos que la hicieron mujer y experimentando con los sonidos que surgen de nuevas experiencias. Ahora quiere que la llamen por su apellido de casada (Mrs.Carter), en sus letras habla de experiencias vitales, y sus producciones reflejan esa nueva forma de afrontar el trabajo, desde la intimidad y con la colaboración relajada de profesionales que se reúnen en plan de amigos.

“BEYONCÉ” es el resultado de su último proceso creativo. Parece que a Beyoncé, que aún sigue con su gira “The Mrs. Carter Show World Tour” (que la traerá a Barcelona el próximo 24 de marzo), el trabajo le sienta bien, y en sus ratos libres, entre concierto y concierto, se reúne en plan familiar con Timbaland, Justin Timberlake o Pharrell Williams en su retiro de Los Hamptons para buscar ese sonido que ahora se materializa en “BEYONCÉ”, una producción que va más allá de lo discográfico. Y es que “BEYONCÉ” es definitivamente un producto audiovisual. 17 son los videoclips que lo forman, mientras que parece que el disco sea sólo un extra con los audios, y no todos, de esos videos. ¡Toda una sorpresa! Un disco publicado sin anuncio previo, sin rumores, sin promoción… Beyoncé debe confiar mucho en la autosuficiencia de su nuevo proyecto. O eso o, como dicen las malas lenguas, no quiere gastarse sus dólares en promocionar un disco sin hits claros. Pero porqué contentarse con otro hit para su colección si en sus manos tiene algo más grande.

Beyoncé a "Mine"

Como bien refleja el título, “BEYONCÉ” es Beyoncé en letras mayúsculas. Quizás demasiada Beyoncé para los menos apegados, que pueden acabar empachados con 17 videos en los que la cantante se despechuga, baila, dramatiza y se vuelve a despechugar. Destacan videos como los de “Pretty Hurts”, dirigido por Melina Matsoukas, toda una historia sobre los peligros de la obcecación por la belleza del cuerpo (bulimia, cirugías,…), una composición de Sia -que últimamente está acertadísima en todo lo que toca- en la que Beyoncé revela su autenuca aspiración en la vida: ser feliz.

Luego vienen “Ghost, dirigido por Pierre Debusschere, y “Haunted”, dirigido por Jonas Akerlund, dos videos para una sola composición musical producida por Boots, el misterioso desconocido culpable de la cara más electrónica de Beyoncé. Videos de alta carga artística y música dónde el garage y el deep house acercan a Beyoncé al R&B más alternativo.

Beyoncé!!!

Uno de los mejores temas, escogido como single para las los circuitos más urbanos, es sin dudas “Drunk In Love”, la colaboración con su queridísimo Jay-Z. El video en este caso no le hace justicia, por mucho que Hype Williams sea el hombre tras las cámaras. Mejores resultados consigue con la irresistiblemente funky “Blow”, con esos bailes sobre patines y el fluor como paleta dominante, perfilando el interesante ejercicio rítmico de Pharrell Williams, Timbaland y Justin Timberlake.

La emotividad del disco tiene su punto álgido en un par de temas. Por una parte está ese “Jealous”, el mayor ejemplo de cómo Beyoncé consigue que música y video formen un todo desasociable en nuestra mente. Su actuación en el video dirigido por ella misma, Francesco Carrozzini y Todd Tourso, intensifica substancialmente su interpretación vocal. Y por otro lado esta ese “Blue”, el nombre de su hija, a la que dedica la canción y quien participa también en el tema.

Imatge promocional de "***Flawless"

Y aunque el disco en general le haya salido más bien sereno, ahí está “Partition” para ponernos en marcha. Un tema que da para un par de videos: “Yoncé”, dirigido por Ricky Saiz, y “Partition”, dirigido por Jake Nava, en el que Beyoncé se transforma en una integrante de Le Crazy Horse. O “***Flawless“, el alegato feminista con la colaboración de la novelista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, o incluso “Grown Woman”, que desgraciadamente sólo aparece como video, y vaya video! Un collage artístico y divertido dirigido por Jake Nava y construido a base material de archivo que sin duda es el más original de todos.

El experimento se completa con colaboraciones de la hermana de Beyoncé (Solange Knowles), de sus excompañeras de Destiny’s Child, de Frank Ocean o de Drake, autor de otro de los grandes momentos del disco: “Mine”. Sin embargo, y pese a lo exitoso del experimento, el resultado no supera a su anterior “4”, aunque sigue su línea y augura una larga y sana vida musical para Beyoncé.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies