El cine de Tsai Ming-Liang es perfectamente reconocible. Sus películas suelen ser una sucesión de planos fijos, perfectamente encuadrados, largos (a veces demasiado) y sin apenas diálogo, pero en los que los sonidos son vitales. Planos que invitan a que el espectador observe y escuche, para que a partir de ahí vaya construyendo la historia.

El protagonista de ‘Stray Dogs’ es Hsiao-Kang (un magnífico Lee Kang-sheng), un hombre solitario que trabaja como hombre anuncio para una promotora de pisos de lujo. Trabaja y hace su vida a la intemperie. Lo único que le queda en su vida son sus dos hijos, con los que vive en un edificio abandonado y medio en ruinas sin agua, ni electricidad.

Tsai Ming-Liang, director de "Stray Dogs"

En ‘Stray Dogs’, fondo y forma se combinan a la perfección. De manera tan brillante y coherente, como demoledora. Sus imágenes y sus sonidos transmiten la desesperanza, el desamparo y la soledad de su protagonista. Y la ilusión, el optimismo y la inocencia de sus hijos. Hasta el rabioso e intenso clímax en el que confluyen. Me gustaría creer que el jurado de esta Mostra no va a dejar que esta película se vaya de vacío de la competición.

El GRA es el Grande Raccordo Anulare, la autopista de circunvalación de la ciudad de Roma. Gianfranco Rosi, uno de los más importantes directores de documentales de la actualidad, encuentra en ese entorno a los protagonistas de ‘Sacro GRA’, la película que presenta en esta edición de la Mostra de Venecia: un enfermero que trabaja en una ambulancia, un pescador experto en anguilas y su señora, un botánico que escucha a las palmeras para detectar a los insectos que las devoran, un noble venido a menos que alquila su palazzo para casi cualquier cosa, los vecinos de un edificio de apartamentos… todos forman la fauna que estudia Rosi. Un grupo variopinto, cuyo único nexo de unión es que viven alrededor del GRA y poco más. Una serie de personajes puestos unos al lado de los otros, pero sin un vínculo más allá de su ubicación.

Gianfranco Rosi (agachado) y el cast de "Sacro GRA"

Y a falta de algo más que dé consistencia al conjunto, la película acaba pareciendo inconexa y deslavazada. Tiene además, ‘Sacro GRA’ algo que la hace parecer demasiado construida para ser un documental, que le quita naturalidad: a veces es la posición de la cámara, otras la precisión de los encuadres. O unos diálogos poco frescos. ‘Sacro GRA’ es una película que funciona mejor considerando cada una de sus partes de manera individual que como la suma de todas ellas.

También habla de personas que en principio tienen poco que ver la última película presentada a concurso. Se trata de ‘Les Terrasses’ del argelino Merzak Allouache. Son personas que viven o acuden a cinco terrazas de cinco edificios, cada uno en un barrio distinto de Argel. Cinco historias pautadas por las cinco llamadas a la oración al día que hacen los almuédanos desde las mezquitas. Pero cinco historias que consiguen funcionar como si fueran una sola, gracias a una cámara fluida, una planificación precisa y una calculada utilización de las elipsis y las transiciones que consiguen darle unidad al conjunto. Cinco historias que no se interrumpen, sino que se complementan.

El equipo de ‘Les Terrasses’ en la alfombra roja

La película arranca ligera y leve, casi costumbrista, lástima que algunas interpretaciones no estén a la altura, pero poco a poco irá surgiendo la negritud que hay detrás de las historias (los métodos de la mafia, el maltrato doméstico, la corrupción, el islamismo radical, el terrorismo…) hasta un último tercio completamente desesperanzado.

La suerte está echada. Esta tarde a las 19:00 sabremos cuáles son las preferidas del jurado. Si han optado por premiar a uno de los grandes que ha anunciado que deja la dirección cinematográfica como Hayao Miyazaki por ‘The Wind Rises’, o si se apuntan al academicismo y la parafernalia de ser antesala de los Oscar y tiran más por ‘Philomena’ de Stephen Frears. O si apuestan por el riesgo y premian la vuelta de Tsai Ming-Liang a la plena forma con ‘Stray Dogs’, la revelación de Jonathan Glazer en ‘Under the Skin’ o el giro radical de Xavier Dolan en ‘Tom à la ferme’. O cualquier otra cosa. El señor Bertolucci y compañía deciden.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies