Tras el éxito de ‘Drive’, que ganó el premio al mejor director en la edición de 2011 del festival, es indudable que ‘Only God Forgives’, la nueva colaboración del tándem Nicolas Winding Refn – Ryan Gosling, era una de las películas más esperadas de la competición de Cannes.

En esta ocasión, Gosling interpreta a un estadounidense, fugitivo de la justicia de su país y propietario de un club de boxeo en Bangkok que no es más que la tapadera de su negocio de tráfico de drogas. Cuando asesinan a su hermano mayor, su madre y cabecilla de la banda, interpretada por Kristin Scott Thomas, irá a Bangkok buscando venganza.

El director Nicolas Winding Refn presenta 'Only God Forgives'. (C) FDC

El director danés lleva aún más allá la propuesta de ‘Drive’ y convierte su nueva película en un despliegue esteticista de tono entre místico y transcendental, con una muy lucida fotografía marca de la casa, una repetitiva banda sonora de Cliff Martinez y un hilo argumental que se queda en casi nada. Un muy vistoso envoltorio de casi nada.

Ryan Gosling, chico guapo oficial de Hollywood con todas las de ley, ejerce de tal con un conjunto de poses y posturitas (la mirada es casi siempre la misma,) que dan para un par de calendarios, media docena de catálogos de ropa y miles de carpetas de adolescentes. A falta de personaje, pone su cara.

Justo todo lo contrario ocurre en la chadiana ‘Grigris’ de Mahamat-Saleh Haroun que ganó el premio del jurado con su anterior película ‘El hombre que grita’. Cuenta de forma sencilla y directa, las peripecias de un aspirante a fotógrafo de una ciudad del Chad con una pierna paralizada que se gana unas pelas más, bailando en una discoteca aprovechando que su enfermedad le permite hacer unos pasos casi imposibles. Sin embargo, cuando su padre enferma, ni siquiera esos ingresos adicionales serán suficientes y deberá buscarse la vida con otro tipo de actividades.

El equipo de "Grigris" en la alfombra roja. (C) FDC

Con unos personajes muy arquetípicos y un estilo muy cercano al neorrealismo, el principal interés de la película está en el exotismo del entorno en el que está rodada. A priori era una de las favoritas para la Palma de Oro según las casas de apuestas, pero vista la reacción después de su proyección, seguramente ya habrá dejado de serlo.

Y frente a la decepción por ‘Only God Forgives’, la sorpresa en Un Certain Regard de la mexicana ‘La Jaula de Oro’ del director nacido en Burgos, Diego Quemada-Díez. Una película sobre el viaje hacia los Estados Unidos de tres chicos guatemaltecos de 15 años, al que se les une Chauk, un indio que ni siquiera habla español.

El director Diego Quemada-Díez. (C) FDC

Uno tiene la impresión de que ya se lo han contado casi todo sobre la inmigración ilegal de Centroamérica hacia el norte, pero esta película de amistad, compañerismo, sueños y supervivencia demuestra que todavía es posible emocionar al espectador con lo que ocurre en esa zona del mundo. Es ya una de las favoritas para los premios de su sección.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X