Reconozco que es algo personal, pero cuando la Mostra de Venecia anunció que la película que inauguraría esta edición sería ‘The Reluctant Fundamentalist’ de Mira Nair, me sentí decepcionado.

La directora india estuvo nominada para el Oscar a la mejor película extranjera con su ópera prima, ‘Salaam Bombay’, y ganó el León de Oro con ‘La boda del monzón’, pero a pesar de eso, su cine nunca me ha interesado demasiado.

Sus películas casi siempre me han parecido bastante convencionales. Correctas, pero perfectamente olvidables. Y algo parecido podría decir de la película que ha inaugurado fuera de concurso la Mostra, una visión muy simplista, llena de lugares comunes y absolutamente previsible de las relaciones entre oriente y occidente en la era post 11/S.

La realitzadora Mira Nair, acompanyada dels actors de “The Reluctant Fundamentalist”

Protagonizada por Riz Ahmed, Liev Schreiber y Kate Hudson, la historia arranca con el secuestro de un ciudadano estadounidense en Lahore y el encuentro entre un periodista de esa nacionalidad y un profesor universitario paquistaní exyuppie exitoso en los Estados Unidos para intentar resolverlo. A partir de ahí arranca un largo flash back en el que nada de lo que ocurre sorprende.

La competición por el León de Oro ha arrancado con ‘Izmena’ del ruso Kiril Serebrennikov, un intento fallido de drama sofisticado sobre las relaciones de pareja que se queda simplemente en retorcido, por lo rocambolesco de su argumento, sus elipsis y sus a menudo, rebuscados encuadres y ángulos de cámara. Una historia de infidelidades, celos y venganza en la que tras un arranque sugerente, por culpa de la frialdad algo artificiosa del estilo de su director, las pasiones más que desatarse, se congelan.

"Izmena" un film sobre relacions de parella de Kiril Serebrennikov

Tras triunfar en 2008 con ‘Tokyo Sonata’ en la Quincena de Realizadores de Cannes y de ahí en medio mundo, el japonés Kiyoshi Kurosawa (nada que ver con Akira) se ha pasado a la televisión. A la dirección de ‘Shokuzai’ (Penitencia), una serie de cinco capítulos que tras triunfar a principios de año en la televisión nipona, estrena mundialmente su nuevo montaje de 270 minutos fuera de concurso en Venecia.

La serie empieza con el asesinato de una niña por un desconocido mientras estaba jugando con sus amigas. Su madre acusa a éstas de no haber hecho todo lo posible para descubrir al asesino y las maldice a no ser que encuentren al asesino o hagan una penitencia que ella deberá aprobar. Afortunadamente, la serie no trata ni sobre las pesquisas policiales para averiguar la identidad del asesino, ni hay ningún fantasma por ahí reclamando venganza.

Un fotograma de "Shokuzai", de Kiyoshi Kurosawa

Shokuzai’ se centra en el trauma que sufren esas compañeras de juego de la asesinada 15 años más tarde. Un drama de personajes de buen pulso narrativo, con algunos elementos fantásticos y un estilo directo y por momentos algo obvio. Lástima que en el clímax final, todo tome un aire melodramático, con recursos de folletón en los que se fuerza en exceso la casualidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies