Ayer por la noche, The Pretty Reckless venían a presentarse en público a Barcelona, en su primera visita a España. Unas teloneras estridentes y los habituales problemas acústicos de la sala 2 de Razzmatazz hacían temer lo peor. Pero con la subida de Taylor Momsen al escenario, se despejaron todas las dudas y la joven cantante se reafirmó también aquí como una de las sorpresas de su generación.

A las 22:00 de la noche, y aclamada con furor por un grupo mayoritariamente femenino que ha elegido a la cantante como una de sus nuevas divas insignia del rock independiente, Momsen aparecía en la tarima del Razzmatazz vistiendo camiseta rockera, cazadora negra y unas gafas de sol que, solo durante el primer tema, ocultaban el habitual exceso de sombra negra rodeando sus ojos.

Su larga melena rubia, descuidadamente recogida en dos trenzas, le otorgaba un toque de engañosa dulzura a esta chica que podría tenerla, pero que ha elegido moverse por caminos muy diferentes a los de otras jóvenes actrices aventuradas en el mundo de la música. Puede que cuando se la menciona aún sea inevitable comentar su participación en la serie “Gossip Girl”, interpretando a la rebelde Jenny Humphrey, pero Taylor Momsen tiene claro que ahora su universo es la música, y en cada directo se gana a pulso un paso más hacia el respeto en este faceta mientras deja atrás la de actriz.

Since You’re Gone’ arrancó un setlist de nueve temas que conforman el grueso del primer, y por ahora único, disco publicado por la banda, ‘Light Me Up’. Sus once temas son el fruto de una aventura que la modelo y actriz inició en el 2008, con solo 16 años, cuando conoció al productor Kato Khandwala y el compositor Ben Philips, que en seguida vieron potencial en ella.

En estos escasos tres años, se ha ido moldeando la Taylor Momsen que anoche no dejó de moverse y serpentear por el escenario con las formas de una joven Juliette Lewis o una precoz Courtney Love. Desgranando con voz árida y contundente canciones que defiende de una manera muy personal y que hablan de temas que demuestran que esta polifacética chica ha vivido deprisa a sus 17 años.

En poco más de una hora, desplegó con energía un corto repertorio, bien acompañada a la guitarra por Ben Phillips y con el incansable batería Jamie Perkins. Un setlist que hubiese podido completarse con algún acústico que dejase lucir la versión más suave de la voz de Momsen, pero que en todo caso sonó muy coherente, enérgico y auténtico. Calidades que brillaron especialmente en temas como la más pausada “Light me up“, “Miss Nothing”, “Zombie” o “Make me wanna die”, con letras que, para sorpresa de la banda, el público supo corear de principio a fin.

Setlist
1. Since You're Gone
2. Light Me Up
3. Zombie
4. Miss Nothing
5. Just Tonight
6. Goin' Down
7. My medicine
8. Make Me Wanna Die
9. Factory Girl

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies