Dios sabe que los episodios I y II han sido una especie de vía crucis que todos los fans de Star Wars hemos tenido que pasar, con momentos de paciencia y otras de gran impaciencia, para llegar al lado oscuro de la fuerza. 

Un primer episodio muy infantil hizo dudar a muchos de si aquella trilogía nueva tendría algo que ver con la que ellos recordaban. El segundo episodio desesperó a más de uno. Aunque sensiblemente más soportable que el primero, la parte romántica y azucarada se hacía difícil de digerir. Los actores no tenían el carisma de Han Solo, Leia y Luke. Los malos no tenían el carácter de Darth Vader. Los efectos digitales hacían añorar los cables que aguantaban las maquetas de las naves.

Las incógnitas para el último episodio estaban servidas. Se decía que era sensiblemente más oscuro. Se prohibió para menores. Los críticos decían que era lo mejor de la nueva trilogía. Mientras los fans rogaban al cielo, y al infierno si hacía falta, no llevarse ninguna decepción.

Star Wars: Episode III

Este episodio III es el premio a la espera paciente de los miles y miles de fans que esperaban ver la transformación del chulesco pero tierno de corazón Anakin Skywalker en el “malo malisimo” Darth Vader. Es la recompensa a todos los que dentro la sala del cine hemos contenido la respiración para escuchar la de Darth Vader o los que no hemos podido evitar una sonrisa al escuchar uno gruñido de nuestro estimado Chewie.

Lucas es un buen creador de mundos, de ficciones, de fantasías. No es un episodio perfecto, pero realmente es el mejor de la nueva trilogía. Si uno se pone analizar el guión lejos del aprecio del fan se pueden encontrar errores con facilidad, desde diálogos que no tienen ni pies ni cabeza, a actores que se encuentran rígidos ante las pantallas azules con las que tenían que rodar. Errores que son el peaje que se tiene que pagar a cambio de recuperar el sabor nostálgico de la trilogía de toda la vida. La nostalgia gana y es precisamente lo que queríamos los que alguna vez soñamos en cruzar el espacio en el “Halcón Milenario”.

Que la fuerza os acompañe.

LO MEJOR

Star Wars: Episode III

– Hayden Christiansen

Los que no confiábamos que aquel niño con aspecto de ser de familia buena diese la talla del mítico Darth Vader hemos tenido que cambiar de opinión.

Mucho más expresivo que en el episodio anterior, es absorbido por el lado oscuro de manera bastante creíble, cómo para que el público se lo crea.

Todavía es un actor a medias, pero con tiempo, puede dar más de una sorpresa…

– La transformación en Darth Vader

El silencio más espectacular que he vivido en una sala de cine ha sido en esta película cuando centenares de respiraciones se han parado para dejar paso a una única respiración metálica, cavernosa y enfermiza: la de Darth Vader.

Una escena, la de la transformación, que cómo acostumbra a hacer Lucas es todo un homenaje al cine clásico. Si la carrera de vainas del episodio I es un homenaje a la de cuadrigas de Ben-Hur, y la escena del circo de Kamino un homenaje al cine de gladiadores romanos, la escena de la aparición de Vader recuerda sobremanera a la mítica Frankenstein.

– La lucha en Mustafar

La lucha más casera, con menos saltitos digitales, es la que más recuerda a las luchas artesanales de la trilogía antigua.

LO PEOR

Star Wars: Episode III

– Natalie Portman

Desaprovechada Natalie Portman o como convertir a una buena actriz en un bonito jarrón decorativo que tiene como única misión la de engendrar los herederos de la fuerza.

– Los saltitos digitales, excesivos y poco creíbles o como añorar las luchas de espadas de la vida anterior a la digitalizada.

– El espantoso doblaje en castellano (y dicen que el catalán también) de Anakin y Palpatine.

– Las curiosas y excesivas muecas de Palpatine.

En aquest especial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies